Conservar Clientes

Hay reglas básicas en los negocios, una de ellas “conservar al cliente”. Muchos negocios tienen la idea de enfocar sus esfuerzos en la busca de nuevos y se olvidan en estrategias que permitan mantener a los que ya tienen. Triunfar en un negocio significa conservar al cliente durante mucho tiempo y hacer de este una fidelidad.

Es más fácil conservar a nuestros clientes que invertir el doble de tiempo, dinero y energía buscando unos nuevos. Pero, ¿cómo conservar la mayoría de nuestros clientes?  He aquí algunas tácticas:

1. Escucha al consumidor

toma en cuenta cada sugerencia, opinión o comentario. De ser necesario comienza tú la conversación con tus clientes y preguntales acerca de sus necesidades y expectativas; es probable que tus clientes necesiten de un horario de atención más flexible al que tienes o requieran de algún producto en especial que aún no tienes en inventario. Lleva anotaciones al respecto para no perder ni un solo dato, te será muy útil.

2. Capacita a tu equipo de trabajo

El instruir al personal abre una oportunidad, generalmente es la pauta para construir o destruir un negocio. Inculca aquellos valores que hacen de tu negocio la elección predilecta de tus clientes; puedes empezar por dejar en claro los horarios de trabajo de tus empleados, hablar sobre una vestimenta adecuada, enseñarles cómo manejar tu equipo y mobiliario e incluso cómo tomar recados.

3. Comunicación

mantén un ritmo constante en la comunicación con tus clientes, entre más los involucres, mayor atención tendrán hacia tu negocio. La comunicación verbal será la predilecta, analiza si te diriges a tus clientes cordialmente, notifica sobre cambios en tu negocio por ejemplo la presencia de un nuevo empleado, ofertas, cambios de horario, nuevos productos o días que tengas pensado cerrar. Si eres de los tiene cuenta del negocio en Facebook recuerda que es una plataforma que debes cuidar, publicando información de interés y contestando los comentarios.

4. Cliente contento

la mejor publicidad es “de boca en boca” refuerza haciendo que cada cliente se vaya satisfecho y nunca enojado. Muestra interés en su malestar y propón soluciones inmediatas. Si no cuentas con el producto que él busca muestra opciones, responde amablemente a tus sugerencias, realiza el cambio pertinente en caso de reclamos por caducidad, deterioro o maltrato en el producto.

5. Imagen

una imagen vale más que mil palabras, cuida desde la entrada hasta el último rincón del negocio. ¿La fachada es apropiada?, ¿la publicidad es atractiva?, ¿mis productos están en orden y visibles?

Fuente: Merca 2.0